En lo inesperado de la vida surgen los principios inculcados

Estimado amigo, uno aprecia los valores en que fue formado porque cuando lo imprevisto domina la panorámica, uno se apoya en esos valores y hace las cosas porque se deben hacer.

Mi padre fue fabricante de una delicia del medio oriente llamada locum o Turkish Delight, cocinando azúcar, maicena y kero, luego agregando sabor a rosa, nueces y almendras. Mi mamá trabajaba a la par de él. Pero cuando mi papá no estaba bien de salud, me tocaba a mí cocinar el locum.

Estos días de encierro por el Coronavirus, uno creería que la creatividad llega a un final. Pero la norma no está sujeta a creatividad sino a la responsabilidad adquirida. Agradecidos con Dios estamos porque en esta edad Dios nos permite no simplemente ser útiles, pero también disfrutar lo que estamos haciendo, sabiendo que puede bendecir y ayudar a los que nos rodean.

Difícilmente hubiera imaginado tener que predicar, dar pláticas en forma virtual. Pero esto también pasó a la vivencia de la historia que se puede contar. Gracias porque la ayuda de Dios ha sido real y muchos de ustedes me han compartido que nos han estado apoyando en oración.

Dentro de las rutinas que he mantenido, es hacer un viaje al Instituto para mantener la continuidad de las obligaciones que he adquirido como es la revisión de los periódicos para ver si hay cosas que se pueden guardar en la biblioteca como historia y otros detalles que le dan continuidad a la historia de nuestra institución.

Un elemento de los más gratificantes es poder ver y percibir como en el relevo de mis responsabilidades tanto en la junta como en la asamblea, las personas que están ocupando su lugar están haciendo su parte no solo con excelencia, sino también con el mayor de los entusiasmos. Es mi ruego que Dios no solo los bendiga, sino que los guíe e ilumine para que hagan un trabajo mucho mejor de lo que yo he podido hacer.

En las actividades de la Universidad, ha terminado el primer semestre de este año y en forma virtual con la asistencia de mi yerno, el “Doctor” Iván Monzón se ha podido desarrollar las clases y llegar a un feliz término. Dios nos tendrá que guiar al inicio del segundo semestre, considerando que se me ha asignado un curso para seguir enseñando.

Rogamos su apoyo y oración en una manera especial para que Dios nos guíe cuando reiniciemos las tareas en el Instituto porque sin lugar a duda, la transición de lo virtual a lo presencial necesitará de mucha creatividad y estoy seguro que nuestros maestros son lo mejor.

Y también que Dios pueda ayudar a las finanzas de los estudiantes, porque considerando lo adverso de todas las cosas, muchos necesitarán algún tipo de apoyo o ayuda para solventar las deudas. Estamos seguros que en este estado financiero que estamos caminando, algunos de nuestros buenos amigos estarán yendo la milla extra para ayudarnos. Porque unos de ellos ya lo han expresado estamos seguros que otros se unirán a ese esfuerzo de generosidad.

La flexibilidad es la primordial evidencia de una sana madurez. Que Dios nos conceda poder manifestarla en bien del programa educativo y el progreso y avance de nuestros alumnos.

Estoy a su servicio,

Dr. Samuel Berberián
samuel.berberian@gmail.com

Fundación Doulos: www.doulosgt.org

Instituto Federico Crowe, 4ª Avenida 9-66, Zona 1, Centro Histórico de Guatemala

Para un donativo, favor de depositarlo directamente a la cuenta de Fundación Doulos en Banrural, cuenta número 344 520 9367. Y luego me avisa a mi correo de su depósito porque todo donativo tiene su recibo. ¡Gracias por apoyarnos según sus posibilidades!

Deja un comentario